ZENDA: Pasiones de verano




¡QUE VIENEN LAS NÓRDICAS!




Se cruzó nuestra inquieta mirada,

tapeando en un chiringuito,

y surgió un flechazo tan bonito,

que al instante quedaste prendada.



Pasión de verano desatada,

sexo y desenfreno infinito,

perversiones, que mejor omito,

del amanecer a la madrugada.



Por ello, mi rubia finlandesa,

tras amarte y hacerte mía,

de cuidarte como una princesa,



de adorarte noche y día,

y halagarte con mucha sorpresa,

te dedico, esta mi poesía.