ZENDA: El ritual





El reloj del salón acababa de dar las campanadas de las 11, la hora indicada para que Julián comenzara su ritual de cada noche. Apagó la televisión y caminó hasta el baño. Cepilló sus dientes, tanto los naturales como los de porcelana, que depositó dentro de un vaso. Finalmente se atusó el poco pelo que le quedaba con la esperanza de que a la mañana siguiente estuviera donde lo colocó.

 

En la cocina se tomó la pastilla para dormir, abrió el frigorífico, buscó el frasquito de colirio y se echó 2 gotas en cada ojo. Apagó la luz y anduvo a tientas por el pasillo hacia el dormitorio. Alcanzando la foto de boda de la mesilla, besó a Carmina y después de dejar el retrato con delicadeza, dio cuerda al despertador. Caminó hacia el otro lado de la cama, el suyo, se sentó sobre el colchón y con el peso de los años a cuestas, levantó las piernas y girando todo el cuerpo se acostó arropándose bien con la manta ruana que su mujer tejió años atrás.

 

Cerró los ojos y repasó mentalmente sus oraciones. Antes rezaba de rodillas, como le enseñó su madre, pero la artrosis hizo que cambiara de costumbre hacía ya unas décadas. Una vez finalizado el último Ave María, repitió su frase de antes de conciliar el sueño: “un día más, un día menos, Carmina”.


12 comentarios:

  1. El amor y la ternura prevalecen en tiempos de desolación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Lola, una pena que en tiempos de bonanza no les demos también la importancia que se merecen. Un abrazo

      Eliminar
  2. Estoy segura que ese ritual lo realiza mucha gente a diario, con nostalgia y ternura infinita.

    ResponderEliminar
  3. Pues seguramente, hay mucha gente que se siente sola desde que ya se marcharon los que fueron importantes en sus vidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esta historia está llena de ternura y de verdad. Muy bien contada.
    Suerte, también, en Zenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una historia tan real como triste, contada en su justa medida. Me ha gustado mucho, enhorabuena. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, me suelen gustar las historias de humor, pero ahora es l oque toca. Un saludo.

      Eliminar
  6. Como comentáis, últimamente muchos más de los pensaríamos, hacemos rituales iguales o parecidos al irnos a dormir, con la esperanza de que el día siguiente sea un día más para que falte un día menos para que esta tormenta llamada covid-19 amaine y podamos izar velas y navegar con calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es cierto que pronto podemos volver a la normalidad. Un saludo.

      Eliminar
  7. Una historia muy tierna y muy triste sobre la soledad de muchos de nuestros mayores. Me ha gustado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Rubén. A veces nos da pena ver a esos abueletes que están tan solos en pueblos que se están quedando desiertos, y la soledad también acampa en medio de las ciudades. Un saludo

      Eliminar

Por favor, comparte tu opinión

Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.