Efectos secundarios


 

La crisis de la pandemia ha traído una serie de efectos secundarios que hay que tomarse con humor. El uso obligatorio de mascarilla nos ha cambiado ciertas costumbres. Por ejemplo, los hombres ya no necesitamos afeitarnos todos los días, las mujeres pueden ahorrarse el pintalabios, algunos camellos esconden ahí la mercancía y tampoco se ve si se nos ha quedado comida entre los dientes. Pero hay quien ha llevado a otro nivel sus posibilidades, y no es otro que un concejal de Valencia que la utilizó con un propósito muy original. Podríamos decir que un tipo con humor amarillo, no por oriental, sino por el color de la paella.

 

El caso es que en la presentación de Valencia como ciudad de la innovación para 2021 el concejal Carlos Galiana se plantó frente a la cámara para entrar en directo y defender la candidatura de su cuidad. Como se trataba de un evento internacional dicha presentación debía hacerse en inglés. Fue curioso que fuera el único de los candidatos que expusiera con la mascarilla puesta. Vale, estamos en pandemia, pero ni la cámara te va a contagiar ni tú a ella. Pero ahí es donde estaba el truco, no era el concejal el que hablaba, sino que un traductor con un perfecto inglés ponía la voz mientras él hacía playback. Y tengo que reconocer que, con excelente nivel, porque sus gestos acompañaban a la perfección “sus” palabras. No se pedía “innovación” …pues ahí la tienen.

 

My taylor is rich… ¡caramba, no sabía que pronunciara tan bien!

 


 

Lamentablemente Valencia no fue la opción ganadora. Los responsables del proyecto han dicho, que considerando que tienen una propuesta excelente lo volverán a intentar al próximo año. De aprender inglés mientras tanto no ha dicho ni palabra. Debe ser que como ya tienen al traductor en nómina pues que se gane el sueldo. ¡Lo que hubiera disfrutado Quevedo si viviera en nuestros días!

 

“El buscón” de Quevedo, ¿obra maestra de la picaresca española? …pues lo mismo ya se ha quedado obsoleto.

 

Con la de burlas que tuvo que soportar Ana Botella a partir de su “relaxing cup…” Si, ya sé que por entonces no había pandemia, pero podía haberse puesto burka alegando solidaridad con las mujeres afganas y emplear el mismo truco. La mala noticia de que haya trascendido este hecho es que si algún estudiante avispado pretendía utilizar el mismo sistema para sus exámenes orales va a resultar más complicado que cuele. Quizás en “El rincón del vago” tengan otras propuestas válidas.

  

Otro de los productos estrella de la temporada es el gel hidroalcohólico, que no puede faltar a la entrada de tiendas, bares, supermercados…y en muchos sitios más donde quizás no sea tan beneficioso, como sucedió en unas oposiciones a bombero. Siguiendo la normativa los participantes debían darse gel al inicio de las pruebas, pero a la hora de subir por la cuerda se quejaban de que no había manera de hacerlo y que se resbalaban ¡ya no saben qué excusa inventar para justificar el suspenso! Bueno, quizás tenga motivo de queja porque cambiar el magnesio por el hidrogel no debe ser lo más recomendable. Pincha aquí si piensas que te estoy vacilando.

 

Como seguramente sepas las olimpiadas de Tokio 2020 se suspendieron. Precisamente esas a las que Madrid optó con el “relaxing cup of café con leche”. En un principio yo pensé que se cancelaron para evitar que el público viajara entre países, se mezclara y extendiera el virus, pero es probable que ese no fuera el único motivo y tuviera algo que ver con lo ocurrido a nuestros aspirantes a bombero. ¿Os imagináis cómo sería la competición de gimnasia? Piñazo tras piñazo en las barras paralelas, en las anillas, mazas que se resbalan... El salto de pértiga acabaría en culada contra el suelo, la halterofilia con las pesas sobre el pie y los lanzamientos, de disco o jabalina tendrían que hacerse sin espectadores ni jueces alrededor.

 

Que se aparte todo el mundo que voy a lanzar la jabalina y me he dado hidrogel.

 

El caso es que con los tiempos que corren, aunque nos lo tomemos con humor no debemos dejar de tomar precauciones. Puedes equiparte con lo necesario para protegerte tú y tu familia aquí mismo. Quizás lavarse las manos después de salir de la ducha sea excesivo, pero cuidaos todos que quiero seguir viéndoos por aquí. ¿Me haréis caso?